Cefalometría

Cefalometría (Segunda parte)

Un poco más sobre esta fascinante área

La cefalometría permite obtener medidas del cráneo a partir de radiografías que luego se calcan sobre un acetato para establecer los puntos anatómicos más significativos y medir las distancias y relaciones entre unos y otros.

E. H. Angle. El término Cefalometría, del griego “Kephale” cabeza y “metron” medida, es el conjunto de procedimientos seguidos para la medición de la cabeza, la descripción y cuantificación de las estructuras involucradas en la maloclusión (huesos, dientes y tejidos blandos)

Ya en el siglo XVI Leonardo Da Vinci dibujó rostros humanos en los cuales trazaba líneas rectas en diferentes puntos y construía a modo de un patrón y cuando había variaciones a dicho patrón se daban las desviaciones de las estructuras faciales.

Mas adelante la antropología, en su área de la antropometría, propuso la ubicación de  estructuras y puntos que se repiten en todos los cráneos considerados  dentro de la norma y de ahí diferentes autores tomaron inicialmente estos puntos craneométricos y los han ido enriqueciendo con sus diferentes criterios

Realmente la Cefalometría nos permite tener un conocimiento de la morfología, fisiología y patología cráneo-facial y poder individualizar un procedimiento terapéutico.

La Cefalometría, según el Dr. Ricketts,  considerado el padre de la ortodoncia moderna, sirve para:

1. Caracterizar la anomalía dento-facial.

2. Comparar unos problemas con otros para diferenciarlos.

3. Clasificar los hallazgos detectados en el estudio.

4. Comunicar los datos hallados con otros compañeros.

La Cefalometría puede proporcionar información tanto al clínico como al investigador:
1. Establece las relaciones dimensionales de los componentes cráneo-faciales.

2. Clasifica las anomalías esqueletales y dentales con respecto a la base craneal, patrón esqueletal, inter e intra relaciones dentales y los tejidos blandos de perfil.

3. Analiza el crecimiento y desarrollo responsable del patrón dentofacial, así como la configuración de la base craneal, anomalías congénitas, condiciones patológicas, o asimetrías faciales.

4. Facilita el Plan de Tratamiento, para los procedimientos ortodóncicos y/o quirúrgicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Neceita ayuda? Chat de Dicorsa